Raviolo de espinacas y requesón con salsa de queso azul

Después de una semana de parón, volvemos con fuerzas y a nuestro parecer con una receta 10. Los que nos seguís desde hace tiempo sabéis que somos unos apasionados de la pasta, y que ya hemos tenido varios acercamientos con la pasta fresca casera; en este post (en el que podéis ver nuestra forma más rudimentaria de secado –jajaja-) o en este otro dónde os contábamos nuestra primera experiencia con la pasta fresca rellena. Lo cierto es que la experiencia es un grado y estos raviolo de hoy son todo un vicio.

El relleno de espinacas es uno de los que más me gustan, incluso de la pasta fresca comercial creo que es de los rellenos más logrados; y encima con una salsa de queso azul (también podéis ir intuyendo que somos muy queseros en casa) os aseguro que están buenísimos. Y si no os atrevéis con esto de la pasta fresca casera,…seguro que más de uno tiene algún que otro resto de Galets del caldo de Navidad dando vueltas por la despensa ¿no? Púes en la receta os indico que hacer con ellos para lograr un plato casi casi, tan bueno como los Raviolo caseros.

¿Os apuntáis? Pasta per tutti !!


Ingredientes (para 4 personas):
     
Para la pasta fresca:
200 gr de harina
2 huevos medianos
2 c/soperas de aceite de oliva virgen extra
S c/ de café de sal

Un poco más de harina para trabajar la pasta
Agua, para sellar la pasta

     Para el relleno:
100 gr de espinacas frescas
200 gr de requesón
2 c/soperas de parmesano rallado
Sal y pimienta

     Para la salsa de queso azul:
50 gr de queso azul (cabrales, roquefort, gorgonzola, Stilton,…)
150 gr de leche evaporada (podéis usar nata líquida)


Preparación:
Empezaremos preparando la pasta fresca. Mezclaremos la harina con la sal en un bol amplio. Formaremos un volcán con la harina e introduciremos  los huevos semi-batidos y el aceite de oliva. Mezclaremos bien hasta obtener una bola lisa y homogénea. Dejaremos reposar la masa una media hora tapada con un trapo para evitar que se reseque.
Nota: si tenéis un robot de cocina podéis ayudaros a amasar la masa de pasta. Os resultará más cómodo y mancharéis menos la cocina de harina.

Mientras nos reposa la pasta, procederemos a preparar el relleno. En una sartén amplia y sin nada de aceite pondremos las espinacas (os parecerá que no caben pero ya veréis a qué velocidad menguan) y las taparemos con una tapa para que se nos cuezan con su propio vapor. En unos 4-5 minutos tendremos las espinacas listas. Las retiraremos del fuego y dejaremos que se templen.
En un bol desmigaremos el requesón y lo machacaremos un poco con la ayuda de un tenedor. Añadiremos el queso parmesano rallado (también podría ser un buen queso manchego curado), añadiremos una pizca de pimienta y mezclaremos. Cuando las espinacas se hayan templado, las picaremos un poco sobre una tabla de cortar. Las añadiremos a la mezcla y removeremos. Una vez formada una pasta, probaremos el punto de sal y añadiremos según nuestro gusto.
Nota: recordad que hasta este último momento no hemos añadido sal al relleno ya que al llevar parmesano, dependiendo del punto de curación, nos aportará más salazón o menos a la preparación.

Una vez nos haya reposado la pasta,  formaremos porciones más pequeñas e iremos pasando las bolas por el rodillo de la máquina desde el máximo grosor al deseado (para nosotros el grosor final fue el 2/7). Tener la precaución de tener la encimera (o una mesa que podáis utilizar) libre, bien limpia y espolvoreada de harina, porqué deberemos ir dejando las láminas de pasta bien estiradas para que reposen y se sequen un poco.

Transcurridos 10 minutos, iremos colocando montoncitos del relleno encima de la pasta (tomad como tamaño de ejemplo la cucharilla de postre). Una vez puesto todo el relleno, con la ayuda de la yema de un dedo humedeceremos con un poco de agua alrededor del relleno (esto nos ayudará a pegar la lámina superior de pasta). Cubriremos la lámina de pasta con el relleno con otra lámina de pasta fresca y presionaremos alrededor de cada montañita de relleno para ir formando la pasta. Con ayuda de un cortador de ravioli iremos presionando sobre cada montoncito de relleno y así ir formando nuestros raviolo de espinacas. Colocaremos todos los raviolo en una bandeja espolvoreada con harina, o en la misma encimera, para que acaben de secar un poco mientras preparamos la salsa.

Para la salsa, será tan fácil como añadir el queso azul y la leche evaporada (o nata) en un cazo y llevarlo a ebullición. Trituraremos la salsa con la ayuda de la batidora para que nos quede más fina y devolveremos al fuego durante 5 minutos más a fuego muy bajo para que coja un poco de cuerpo.
Mientras tanto,  pondremos una olla con abundante agua a hervir con una pizca de sal y cuando rompa el hervor iremos cociendo los raviolo por tandas (para que no se amontonen) durante 2 minutos aproximadamente.
Nota: sabréis cuando están cocidos porqué suben a la superficie y flotan por encima.

A la hora de emplatar podéis poner un poco de salsa en el fondo del plato y colocar los raviolo por encima, e incluso (y a modo de decoración) manchar la salsa con un poco del relleno (si os sobra), y si no, podéis mezclar los raviolo con la salsa directamente y servir.
Nota à Tema Galets: En el caso de querer preparar esta receta con los Galets que tenéis dando vueltas por la despensa, se trata de preparar el relleno de igual manera y de hervir los galets en agua el tiempo que nos indique el fabricante. Una vez hervidos, les pararemos la cocción sumergiéndolos en un bol con agua fría, los escurriremos y los rellenaremos con la pasta de espinacas. Los colocaremos en una bandeja engrasada con aceite les daremos un calentón en el micro ondas durante 1 minuto (+/-) y los serviremos con la salsa en la base y los galets rellenos encima. ¿No os parece una idea genial?


Mi única recomendación es que os los comáis bien calientes. Acompañados por un vino blanco con un poco de madera bien fresquito puede resultar una comida 10.
Deseo que os guste y os animo a todos a preparar vuestra propia pasta fresca en casa;
jugar con los rellenos es la bomba.

20 comentarios:

  1. La pasta fresca es mi asignatura pendiente, cada vez que la veo en algún blog me prometo hacerla en breve pero ese momento nunca llega. A ver si encuentro un poco de tiempo y me pongo a ello. Este relleno me parece todo un acierto y con esa salsita tan sabrosa inmejorable. Besos guapa!

    Ana

    ResponderEliminar
  2. mmm! Qué ricos!! Con espinacas, tienes razón, siempre estan deliciosos los raviolis. Hoy también publico receta de pasta fresca echa en casa en mi blog, qué gracia!!

    ResponderEliminar
  3. Menuda pintaza tienen!!! las fotos preciosas! seguro que está tan bueno como aparenta. un besazoooooooo

    ResponderEliminar
  4. No me gustan las espinacas pero cuando me las ponen así de bien disfrazadas, las tomo encantada.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Que rico, nunca me he decidido a hacer pasta fresca asi que tomo nota de tu receta! Un beso.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. M´agrada tota la pasta farcida, d´espinacs es molt encertada. Ara fa temps que no en faig, hauré de busvar un dia amb lo divertit que es!!! Petonets

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la pasta fresca y a mi también me gusta rellena de espinacas, es una delicia si la hacemos en casa, nunca me decepciona y siempre quedo bien, es una gran receta.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  8. No me he atrevido nunca con la pasta casera... y mira que es un auténtico vicio! me encantan estos raviolos y el relleno y la salsa son de mis favoritos también!! espinacas y queso nyam!!!!! (y tu tendedero casero mola!!) un beso!

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón. Los raviolis caseros son únicos. A mí me gusta probar con diferentes rellenos. Nunca salen igual. Me ha encantado el post

    ResponderEliminar
  10. Ole la pasta fresca. Ni punto de comparacion con la comprada
    Bss

    ResponderEliminar
  11. tremendos tus raviolos Mar y un relleno muy bueno y luego esta salsa de queso le va de fabula¡¡
    petons

    ResponderEliminar
  12. oh, oh, ohhhhhh....Mar aquesta seaman compartim el formatge blau heheh.
    nena, quins raviolis t'has marcat... espectaculars!

    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
  13. Genials aquests raviolos. I amb galets també és molt bona idea, una manera diferent de menjar-ne. Petons.

    ResponderEliminar
  14. Mar, quin dia vinc a tastar-ho??? Ptns

    ResponderEliminar
  15. sabes que yo soy una gran apasionada de los raviolis?? bueno, de la pasta casera fresca en general, disfruto muchísimo con las manos llenas de harina estirando y dando formas, mmm
    por eso mismo, no me voy a perder ni una de tus recetas wapa! ya me quedo apuntada!! si quieres ver las mías anímate a visitarme!

    ResponderEliminar
  16. Pues Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente tuvieron a bien traerme este año una máquina para hacer pasta, y sólo hice pasta una vez, que hice spaguettis, me costó lo suyo hacerme con la máquina porque .... me rompía la masa, no se ... me desquicié un poco y dije pues ya no hago más pasta, pero ... claro ahora vengo y veo esta maravilla de plato y que quieres que te diga, que me dan ganas de sacar otra vez la dichosa maquinita y probar suerte de nuevo !!!

    Las espinacas no son mi verdura favorita pero ... estoy segura que de este modo si me las comería !!!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Madre mía Mar! Se ven geniales...de momento no me he dado todavía por hacer pasta fresca, pero le tengo ganas...y viendo esto, que quieres que te diga...
    Un biquiño

    ResponderEliminar
  18. Me encantan! Yo también suelo hacer pasta fresca, y como tú los métodos de secado son de lo más rudimentarios jejeje
    Te invito a que te pases por mi blog! Besos, Andrea de "Andreíta come de todo".

    ResponderEliminar
  19. Deliciosos.....amb roquefort!!!! Jo no els puc cuinar......a Joan Salvador no li agrada el formatge i menys el roquefort!!!! No sap lo que es perd......
    Petons, Mar!!!
    Olga

    ResponderEliminar