Crêpes tatin, con crema de mascarpone

Después de varias recetas saladas me apetecía endulzaros un poco la semana y traeros una receta que se ha convertido en una de nuestras favoritas. La tarta tatin es sin duda una de las tartas por excelencia de casa, disfrutamos mucho de la “equivocación” de las hermanas Tatin. Así que en esta receta unimos dos de las recetas por excelencia de la cocina francesa: la tarta tatin y las crêpes (¿Quién ha ido a París y no se ha comido una crêpe comprada en un puesto callejero?)

Os animo a todos a que probéis de hacerla. Quizás no es la receta perfecta para el día que seáis 8 o 10 en casa, pero si sois pocos podéis hacerla sin problemas y os las comeréis calientes y recién hechas. Además, para los que no os convenza la crema de mascarpone, podéis acompañarlas con un helado de vainilla, con una crema pastelera o una nata montada azucarada.

¿Quién se une a nuestra merienda?

Pochas con almejas

 Muchos pensaréis que me he vuelto loca….un plato de cuchara cuando en las últimas entradas os propongo platos fresquitos y quizás algo más ligeritos, pero es que este tiempo está loco y a principios de semana…..y en según qué rincones de España seguirá así durante el fin de semana, los días amanecían grises, tristes,…, y apetecía colocar una buena cazuela al fuego  
que nos reconfortara y nos animara el día.

Las pochas son una variedad de alubias blancas, que se consumen antes de conseguir su madurez. Reciben esta denominación por el color pálido que tiene la vaina en el momento de su recolección. Estas alubias pasan de tonos verdosos durante su crecimiento a blanco tras su maduración. 
Suelen recolectarse a finales de verano, pero se conservan perfectamente en el congelador, 
y como los congeladores de las madres son auténticos tesoros, 
de allí pude llevarme un par de bolsitas para guisarlas.

¿Y si no tenemos pochas? Púes con alubias, o fabes, o con verdinas… ¡Venga que no hay escusas!

Fusilli Caprese

Esta primavera, al igual que la primavera de los últimos años nos lleva locos a todos. Un día hace un calor veraniego, otros debemos recurrir a la chaquetita,… ¡Locos! 
En fin, que no podemos hacer ni cambio de armario ni de los hábitos en la cocina.

En casa nos encanta la pasta, la comemos de cualquier manera y en cualquier época del año. Con salsa, hervida, con tomate,…. Pero a veces nos gusta cambiar, y por qué no disfrutar de recetas tuneadas. La Caprese es una de las ensaladas que más nos gustan: un tomate sabroso, una buena mozzarella y una albahaca bien aromática. 

Este fantástico trío conforman la bandera de uno de los países más bonitos y con más sabor de Europa (o del mundo), la Bella Italia.

¿Os apuntáis a comer?

Ensalada de rúcula, pera caramelizada, bacon y gorgonzola

Estamos en plena primavera pero algunos días parecen amanecer en pleno verano. Cada vez más nos van apeteciendo platos fresquitos, más ligeros, que nos roben poco tiempo, y la receta que hoy os presento cumple todos estos requisitos.

Una completísima ensalada de rúcula. La receta original es de Lorraine Pascal, aunque la vi por primera vez cuando mi querida Chus Nenalinda, del blog Siguiendo a Nenalinda (que por cierto estáis tardando en ir a visitar) la publicó para su reto mensual de Locos por Lorraine. Después de mucho marear a mi fotógrafo particular me llegó a casa el libro de Cocina fácil de Lorraine. Hay un sinfín de recetas interesantes que poco a poco iremos publicando.

Os animo a todos a introducir la fruta dentro de las ensaladas (como en ésta, ésta , ésta y ésta) ya que le aportan mucho sabor, pocas calorías, y las hace muy divertidas.

¿Comemos?