Dulce de Membrillo

La semana pasada ya os anticipaba de que la receta de hoy sería un dulce muy de otoño.
 Esta receta me trae muchos recuerdos, recuerdos muy buenos. 
Mientras hacía el membrillo recordaba a mi abuelo en el huerto recogiéndolos, y luego en casa mientras los pelaba y los cocía. Todos sus movimientos eran pausados pero bien estudiados; sabía lo que se hacía. Esta semana hará tres años que se fue, pero él sigue aquí, entre nosotros, porqué su recuerdo será eterno.
Después de este momento de nieta orgullosa, debo deciros que es un receta sencilla, aunque trabajosa.

Una de las formas clásicas de comer el membrillo es acompañado de una tabla de quesos. Cualquier queso le va bien, desde un queso fresco a un queso fuerte bien curado o un queso azul. A nosotros también nos gusta mucho comerlo con un mi-cuit o un bloc de foie de pato.
 De cara a las Fiestas de Navidad puede ser una receta que os de mucho juego.
¿ Os imagináis a vuestros invitados preguntándoos  dónde habéis comprado este rico membrillo ?

Ingredientes (para 2 barras de unos 900 gr):

2,5-3 kg de membrillos crudos
0,9-1 kg de azúcar
Agua

Preparación:

Deberemos empezar por un paso muy fácil pero fundamental. Los membrillos están cubiertos de "un pelo" muy fino pero que es muy molesto. Lo retiraremos fácilmente debajo del grifo. Una vez tengamos los membrillos bien limpios, los pelaremos con la ayuda de un pelador de patatas o un cuchillo bien afilado.  A continuación los abriremos por la mitad, y de nuevo por la mitad (es decir, en cuartos) y retiraremos el corazón.
Nota: tener mucho cuidado ya que el membrillo es un fruto bastante duro y nos costará un pelín más que retirar el corazón de una manzana, pero con cuidado y paciencia se puede hacer sin problema.

Pondremos todos los trozos del membrillo en una olla y cubriremos con agua. Pondremos al fuego y dejaremos que rompa el hervor. Una vez hierva, bajaremos la potencia del fuego a la mitad y seguiremos con la cocción durante unos 30-40 minutos. El punto lo vais a tener que ir mirando con la ayuda de un palillo o una puntilla.. Cuando podamos tras pasar la carne de membrillo sin dificultad, retiraremos del fuego y escurriremos. Es importante que guardéis el caldo de cocción, ya que lo usaremos más adelante.


Ahora llega uno de los puntos importantes de la receta. Deberemos pesar el membrillo cocido y bien escurrido. A mi me salió 1,6 kg de carne. Pondremos la carne en la misma olla, la trituraremos con la ayuda del batidor de mano y le añadiremos el azúcar. Dejaremos reposar 1-2 horas.
Nota: Muchas recetas de dulce de membrillo ponen el azúcar a partes iguales que el membrillo pero a nosotros no nos gusta tan dulce. Como os he dicho me salió 1,6 kg de membrillo cocido y añadí 900 gr de azúcar, es decir, la mitad y un poco más. Lo bueno es que mientras lo vais cocinando si lo probáis y os parece poco dulce, podéis añadir más azúcar sin problema.

Una vez haya reposado el membrillo con el azúcar veremos que se ha formado un pelín de almíbar. Pondremos la olla en el fuego y ahora sólo os queda tener mucha paciencia. Con el fuego a potencia media-baja y ayudándonos de una cuchara de palo sólo nos queda esperar a que se cocine el membrillo dándole vueltas cada 4-5 minutos. El proceso de cocción puede durar entre 2-3 horas
Nota: tener muchísima precaución cuando estés cocinando el dulce de membrillo ya que salta y quema mucho, así que cuantos menos seáis en la cocina mejor.

Veréis que a medida que avance la cocción el color cambiará y se irá oscureciendo poco a poco. A mi me gusta (y así me lo enseñó mi abuelo) ir añadiendo agua de la cocción, ya que así evitaremos que nos salte tanto y quedará mucho mejor cocido. Deberemos estar pendientes de que no se nos pegue en el fondo de la olla. La carne de membrillo estará lista cuando la cuchara de palo se nos aguante sola con el dulce de membrillo.
Nota: cuanto más elevada sea la proporción de azúcar, con más facilidad conseguiréis este punto. 

Ya sólo nos quedará repartir el dulce de membrillo en moldes. Yo los forré con papel film para que me fuera más fácil desmoldarlos. Dejaremos enfriar bien y lo reservaremos en la nevera para que tome cuerpo.
Una manera fácil para que se nos mantenga en perfectas condiciones, pasadas 24 horas de refrigeración con la ayuda de un cuchillo bien afilado, partiremos lonchas de 1 dedo de grosor y los envolveremos bien con papel film. En el caso de tener máquina de envasar al vacío, no hace falta que os diga que la utilicéis ya que se os conservará mejor. Una vez bien empaquetado, lo pondremos conservar en la nevera o el congelador (si habéis hecha mucha cantidad).
.

Nosotros además ya tenemos algunas recetas publicadas en las que usamos membrillo, como por ejemplo esta ensalada de otoño, esta ensalada con frutas o este magret de pato con salsa de membrillo.
Animaros a prepararlo porqué no os vais a arrepentir.

18 comentarios:

  1. Te ha quedado increible!!!
    Mucho has hecho no?
    Me lo puedes enviar un tast por Seur, ajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el dulce de membrillo Mar, pero fíjate, a pesar de que tienes razón y la piel del membrillo es molesta, yo me los como crudos con ella, me encanta...jajaja. Un beso enorme, corazón.

    ResponderEliminar
  3. Tan bo i tan fàcil de fer! La combinació amb formatge és deliciosa.

    ResponderEliminar
  4. Mar tremendo tu dulce de membrillo y a mi me gusta asi tambien con menos azucar.Y ademas de tomarlo con queso como nos propones es muy versatil y se adapta en muchas recetas
    Bss

    ResponderEliminar
  5. un membrillo fantastico me encanta con esa textura, bicos

    ResponderEliminar
  6. Como me gusta pero sobre todo a mi marido, si pudiera lo comería de golpe él solo todo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el membrillo casero.
    Tengo pendiente de publicar el que he hecho yo.

    ResponderEliminar
  8. Què bonic!!!! Jo també el faig a casa i no té res a veure amb el de compra (per molt bo que sigui......).
    Amb formatge......m'encanta!!!
    Petonets, Mar!
    Olga

    ResponderEliminar
  9. A mi también me encanta aunque no suelo comerlo, este casero tiene que estar de vicio, quien pillara una brocheta de esas. hummmm Besitos

    ResponderEliminar
  10. La semana pasada también hice, creo que esta semana me lanzo a comerlo, aún no lo he provado, porqué me quedó un poco blandito, creo que le faltaba un poco de cocción. El año pasado duro, este blando... jajaja, creo que aún tengo tiempo de repetir receta.
    Gracias por tu fórmula!
    Muas!

    ResponderEliminar
  11. Me ha resultado muy curioso que hayas hervido el membrillo con agua , en casa nunca lo he hecho así, sólo membrillo, azúcar y zumo de limón.

    Hace unos días hice y tengo tuppers pa aburrir, jajaja aunque aún no la tengo publicada.

    Se ve delicioso este tuyo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Nena, jo els faig amb pell... menys feina :-) i al microones.
    Cada any la darrera setmana d'octubre casa meva sembla una fàbrica de codonyat.
    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
  13. oooooooooooooooooooouooooooooo! Al bolet som fans del codonyat!!! T'ha quedat de luxe. Molts petonets guapíssima

    ResponderEliminar
  14. Mare meva quina cosa més rica. A casa dels meus pares mai falta!
    Petons

    ResponderEliminar
  15. Adoro el membrillo con queso y con lo que me gusta y nunca lo he hecho casero!
    Besines

    ResponderEliminar