Brunyols de l'Empordà. Buñuelos de Cuaresma

Hace una semana os traía las Flores Manchegas, una receta tradicional manchega de Semana Santa, y ya os anticipaba de que os traería más recetas tradicionales, y la primera es esta, los buñuelos de Cuaresma de mi tierra: els Brunyols de l’Empordà.

Esta receta lleva muchos años es mi familia, varias generaciones, y nos encantan. Son unos buñuelos sabrosos y muy esponjosos. No son los típicos buñuelos que hay en las pastelerías, todos con la misma forma, con agujero y con un tono idéntico; estos son caseros, de forma irregular, sin agujero y el tono…pues según vayamos viendo que están listos.

A pesar de haber preparado todos los años estos buñuelos en casa, junto a mi familia (porqué hace algunos años nos juntábamos todos, hasta tres generaciones en la cocina, unos formaban los buñuelos, otros los freían, las más pequeñas éramos las encargadas del anís y el azúcar, y los más mayores quienes daban el ok catándolos) ésta era la primera vez que los preparaba sola. Me hubiera encantado tener al lado a mi madre o a mi abuela para que me fueran guiando, pero nos separan muchos kilómetros, pero gracias a las nuevas tecnologías, el WhatsApp nos facilitó las cosas. Una decena de fotos y una conversación monótona… “-Mama, ¿cómo lo ves?”, “-pon más harina, la que te pida”, “-Mama, ¿cómo lo ves?, “-deja que leve un poco más”, “-Mama, ¿cómo lo ves?, “hazlos más grandes”, “-Mama, ¿cómo lo ves?, “-Muy bien”. Ese último mensaje me inundó de felicidad, lo había superado, pero lo mejor de todo, fue cuando les traje unos pocos y me aprobaron.

¿Os animáis a probar la receta de buñuelos de mi familia?



Ingredientes (para unos 50-60 buñuelos):

     Para la masa madre:
35 gr de harina
25 gr de leche
12 gr de levadura fresca
1 c/postre rasa de azúcar

     Para la masa principal:
500 gr de harina
7 gr de levadura
Masa madre
40 gr de azúcar
12 gr de leche templada
5 gr de sal
35 gr de anís dulce
1 c/postre de matalahúva
Ralladura de ½ limón
15 gr de mantequilla en pomada
125 gr de agua templada
4 huevos

Aceite de girasol (para engrasar el molde)

     Para terminarlos:
Aceite de oliva suave (para freír)
Anís dulce
Azúcar


Preparación:
Empezaremos preparando la masa madre. En un bol pondremos la leche templada, desliaremos la levadura, añadiremos el azúcar, y por último la harina. Debemos conseguir una masa lisa, sin grumos y fácil de manipular. Formaremos una bola, la colocaremos en un bol pequeño o  un tupper y lo taparemos con un film transparente. Lo arroparemos con un trapo y lo dejaremos levar hasta que doble el volumen. Entre 1:30- 2 horas.

Una vez tengamos la masa madre lista empezaremos con la masa principal de los buñuelos. Separaremos las yemas de las claras, y montaremos estas últimas a punto de nieve con la ayuda de unas varillas (mejor eléctricas). En un bol grande, o en el bol del robot de cocina con la K (no hace falta que os diga que si tenéis uno os ayudéis de él, os facilitará las cosas), añadiremos el agua y la leche templada en la que desliaremos la levadura fresca. Una vez esté bien disuelta incorporemos las yemas de huevo, el azúcar, la sal, el anís dulce, la matalahúva, la ralladura de limón,  y la mantequilla. Una vez esté bien integrado, cambiaremos la K por el gancho de amasar y añadiremos la mitad de la harina. Dejaremos amasar a velocidad media, incorporaremos a pellizcos la masa madre, seguiremos amasando a velocidad media añadiendo otra poca harina. Cuando veamos que la masa madre se ha integrado por completo en la masa principal, bajaremos la velocidad al mínimo y añadiremos las claras montadas. Seguiremos añadiendo harina hasta que veamos que la masa se nos despega casi por completo del gancho amasador.
Nota: Es posible que tengáis que añadir un poco más de harina. El medio quilo es una medida aproximada. Dependerá del tamaño de los huevos y del tiempo del día que los hagáis.

Una vez tengamos la masa lista, engrasaremos un bol o recipiente grande con aceite de girasol, añadiremos la masa en el interior, lo taparemos con un film y lo arroparemos con un trapo grande. Deberemos dejar levar la masa hasta que doble el volumen. Puede tardar un par de horas o hasta cuatro. Dependerá del calor o del frío que haga ese día. Debéis estar muy pendientes de ellos, ya que si se sobrefermentan no nos quedarán bien.

Cuando ya hayan levado, llenaremos una sartén honda o una olla amplia con el aceite y cuando coja temperatura empezaremos a freír. Para formar los buñuelos, nos untaremos las manos con una pizca de aceite y formaremos pequeñas bolas, las aplanaremos un poco y las estiraremos con la ayuda de los dedos. Nos deben quedar más finos por el centro, sin que lleguen a romperse y formar agujero. Los freiremos por ambos lados hasta que estén bien dorados. Los escurriremos bien, los pondremos encima de un papel de cocina para que absorbe exceso de aceite.
Nota: en el paso de formarlos y freírlos es bueno que seáis dos personas, ya que si debéis formarlos e ir girando y retirando los buñuelos sin que se os quemen será muy complicado. Yo tuve la ayuda de Javier, y fue de agradecer.

Una vez los tengamos todos fritos, pondremos anís en un plato y azúcar en otro, y los mojaremos con anís y los azucararemos por ambos lados. Y llegado a este punto, ya sólo nos queda colocarlos en una bandeja, sacarlos al centro de la mesa y acompañarlos con una copa de garnatxa dulce o moscatel, o por qué no, una copita de cava fresquito.


Tener en cuenta que la gracia de los “brunyols de l’Empordà” es que no haya un buñuelo igual y que no tengan agujero, eso son rosquillas, o buñuelos a secas (no de l’Empordà), así que hasta aquí la receta familiar de buñuelos. No es ni la mejor ni la peor, es la nuestra, la que nos gusta, 
la que llevamos generaciones haciéndola.

Deseo que os guste y os animéis a prepararla. 

20 comentarios:

  1. Cómo me gustan éstas recetas tradicionales Mar, me encanta recopilarlas y es que tenemos tal variedad y tal riqueza que estoy haciendo un trabajo de recopilación que ni te cuento, el Archivo de Indias de Sevilla se me quedaría pequeño para albergas las miles de recetas de dulces tradicionales que llevo guardadas desde hace años, así que otra más para el bote, pero necesito imprimirla, ya que las tengo en papel. Un besazo corazón y feliz tarde-noche...jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Les tradicions s'han de mantenir!! a casa també en fem cada any!! tenen molt bona pinta

    ResponderEliminar
  3. apa, apa, apaaaaa.... no t'ha explicat ningú que això és pecat?????? Però un pecat boníssim d'aquells que conviden a repetir heheh
    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
  4. Tienen una pinta estupenda y seguro que el sabor es delicioso! Un beso.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Guauuuu!! que bons i amb masa mare.. espectaculars!!!! Petons,

    ResponderEliminar
  6. Imposible comerse solo uno,tremendos Mar¡
    Petons

    ResponderEliminar
  7. Què bons, Mar, i què tendres i esponjosos es veuen! Una recepta deliciosa amb records familiars no pot fallar mai. Petons.

    ResponderEliminar
  8. Unos buñuelos irresistibles y deliciosos.

    ResponderEliminar
  9. Si tu madre te dio el visto bueno es que realmente estaban de nota jejeje. Ya se ven en las pastelerías pero hechos en casa no tienen precio, me encantan. Besos guapa!

    Ana

    ResponderEliminar
  10. aixxxxxxxxx, amb el que a mi m'agraden els bunyols... molts petonets!!! (m'agrada molt la nova imatge)

    ResponderEliminar
  11. Cada any en faig però he de probar fer-los amb massa mare, queden diferents? molt bons! Ptons

    ResponderEliminar
  12. y la razón de llamarles brunyols i no bunyols es por algo en concreto, o no hay razón? Me encantan los bunyols de l'empordà, pero como no los he hecho nunca, no tengo claras las diferencias con los de viento

    ResponderEliminar
  13. Como siempre te han quedado espectaculaaaaaaaaaaaaaares yo he tenido la suerte de verlos terminados tambien por wasap y deseando estaba de que compartieras la receta de estos buñuelos de Cuaresma de ty tierra y tu familia hasta el nombre es bomito "els Brunyols de l’Empordà".
    Ya los he guardado en mi carpeta de pendientes eso si a ver cuando me podre poner con ellos , tendre que llamar a mi madre o sobrina para que echen una mano al freirlos asi que cuando los haga aunque no quedaran como estos tuyos te los enseñare.
    Me encantaaaaaaaaan las fotos haceis un tamden perfecto J con la camara y tu con las presentaciones ademas de las recetas .
    Bicos mil Catalana de mi cuore y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. Estos van uno detras de otro!! deliciosos
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Has superado la ausencia de tu madre y de tu abuela divinamente, los "brunyols" tienen un aspecto divino, ese que nos enseña su interior es toda una tentación. Y gracias por compartir una receta tan ancestral...es todo un lujo.
    Un biquiño guapa

    ResponderEliminar
  16. Que ricos!!! para empezar y no parar!!! apuntadita queda!! Qué bueno!! Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
  17. Buenísimos! Perfectos y seguro que riquísimos!

    ResponderEliminar
  18. Hola!! Jo segur que els provo de fer i més després d'haver tingut la sort de tastar-los i de saber que són boníiiiissims. Fins aviat!!

    ResponderEliminar